Gizarte Etxea - Arrankudiaga

Gizarte > Arrankudiaga

Udaletxea

ARRANKUDIAGA eta ZOLLOko UDALA

Udaletxeko helbidea:  Arene auzoa, 1

Telefonoa     946481712

Faxa            946481934

Herriko posta kodea:    48498

www.arrankudiaga.org

Arrankudiagako udaletxea 1775ekoa da. Bizkaian, aldi barroko eta neoklasikoan molde herrikoian eraiki zituzten hainbat udaletxe eta Arrankudiagakoa garai honetakoa da. Haien morfologia, Bizkaian garaitsu hartan eginiko gainerako udaletxeetatik bereiz gertatzen da; arkuko portalea duten baserriekiko lotura nabarmentzen baita haietan, baserri mota hori tradizio handikoa izanik Jaurerrian.

ESTUDIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE LAS CASAS CONSISTORIALES DE TIPO POPULAR DE BIZKAIA. (DURANTE LOS PERIODOS BARROCO Y NEOCLÁSICO)

INFORMAZIO OROKORRA
En Bizkaia, las casas concejiles se pueden clasificar en diferentes tipologías atendiendo a su morfología, y a partir de aquí estudiar su evolución estilística acorde a su capacidad de adaptación a los diferentes gustos de cada momento.

Desde sus orígenes en el siglo XVI los consistorios adoptan para su construcción las formas de palacio residencial y las dotan de unas características específicas: un amplio soportal, asomado generalmente a la plaza mayor del municipio; el balcón, que se desarrolla a lo largo de la fachada principal, a menudo defendido por barroteria de forja de gran calidad; y los elementos emblemáticos del poder municipal, tales como escudos, alegorías, sentencias, etc. Con el paso del tiempo este modelo se desarrollará hasta convertirse en el prototipo de los ayuntamientos: Elorrio, Otxandio, Orozko, Lekeitio, Bermeo, Balmaseda, etc.

Estos consistorios convivirán siempre con otros modelos. Ya desde la época del renacimiento se convierten algunas de las torres que formaban parte de las murallas de las ciudades, para poder instalar en ellas el salón de sesiones, donde se reunía el concejo, la cárcel y las habitaciones para el alguacil. En Bizkaia se ha conservado la única torre documentada que sirvió a tal efecto: La Torre del concejo de la ciudad de Orduña, adosada a su actual Casa Consistorial. Estas torres reutilizadas no se pueden catalogar como un modelo de ayuntamiento propiamente dicho ya que nacieron como edificios de carácter defensivo, no edifilicio.

A partir del siglo XVIII se documenta un nuevo tipo de construcción cuya función específica sí es albergar las reuniones del concejo municipal: son los consistorios adosados al templo parroquial. En general se trata de sencillas estructuras definidas por una sala en alto adosado a la iglesia y un pórtico bajo que aprovecha o amplia el de la propia parroquial. Su origen habrá que ponerlo en relación con la vinculación del poder civil y el religioso, ya que durante siglos los vecinos se reunían en torno a lugares sagrados. Así, no es de extrañar que cuando sienten la necesidad de construir un lugar para reunirse, decidan hacerlo precisamente aquí. Los primeros ejemplos datan del siglo XVIII (Etxebarria, Zaldibar) pero los edificios más representativos se edificaron durante la siguiente centuria (Dima, Mallabia y Ondarroa).
El último modelo que aparece en escena son los ayuntamientos que se comportan como un caserío con portalón en arco. Los primeros consistorios que conocemos de este tipo se construyeron a finales del siglo XVIII, son los de Zeberio (1743), Arrigorriaga (1774) y Arrankudiaga (1775), continuando hasta la mitad de la siguiente centuria, Zamudio (1809), Ispaster (1817) y Garai (1850). Estas dos últimas tipologías se abandonaron definitivamente a mediados del siglo XIX.

LA CASA CONSISTORIAL DE ARRANKUDIAGA (1775)
El ayuntamiento edificado de nueva planta en 1775, se sitúa en la campa de Arana, junto al camino de Orduña, recién construido por aquel entonces. La nueva Casa Consistorial, sustituía a otras de menores dimensiones conocida como “Gallarreta” que también servía para archivo, peso real, cárcel y taberna. Como amenazaba ruina decidieron levantar el actual consistorio.

Es un gran volumen paralelepípedo acostado, de gran profundidad, de dos plantas y desván. En la fachada principal sobresale el arco del soportal que cobija el ingreso. Es rebajado, apainelado, sobre pilastras con capiteles placados. Lo escoltan dos ventanas adinteladas, defendidas con hierros de la época. En la planta noble asoma un gran balcón corrido a todo lo largo de la fachada, sobre mensulón moldurado, defendido con barroteria del siglo XVIII, cuya ejecución corrió a cargo de los maestros Fernando de Santibáñez y Vicente de Asqueta, ambos vecinos de Elorrio  . A él se accede por tres vanos-puertas adintelados definidos por placas de sillar, tipología que utiliza el resto de los vanos del edificio. Sobresale el gran escudo pintado con las armas de la villa: una banda verde en campo de oro con ocho aspas por orla entre lobos rampantes, escudo de caballero con plumaje por cimera y cañones a los pies; lleva leyenda conmemorativa “Arrankudiaga por blasón tiene ardid y fortaleza, convencimiento y nobleza muestra generosa acción”. Va escoltado por otros dos escudos de menor tamaño. Todos ellos son obras del pintor Ventura de Valois  . Una imposta de placa lisa lo separa de la última altura donde dos pequeños huecos iluminan el desván. La fachada remata en cornisa de placa que da paso a un alero volado decorado con largos canes de factura sencilla.

La fachada lateral, abierta hacía una amplia explanada sin urbanizar, alcanza también cierto protagonismo. Es una gran pantalla que se distribuyen cinco ejes de vanos adintelados definidos por sillares de placa, los del piso bajo definidos con barrotería de forja. En la planta noble, descentrado y sirviendo al salón de sesiones, asoma un balcón de un solo hueco con antepecho, de la misma tipología que el principal, sostenido por una cornisa recta sobre mensulón.
En cuanto a los materiales constructivos apareja sus muros en mampuesto, sin ninguna calidad, a base de cantos rodados. En origen iba enlucido en blanco y pintado imitando lajas de sillar, lo que contribuía a dotar al edificio de un carácter mucho más culto y digno. El sillar se reserva, como es habitual en este tipo de consistorios para la definición de los vanos, las platabandas perimetrales que definen los pisos, la cornisa que remata el conjunto, y las cadenetas esquineras. La piedra sillar es de arenisca labrada a picón fino, excepto en el piso bajo de la fachada principal donde se utiliza sillería caliza por expresa condición del tracista, que pretendía dignificar el ingreso al aparejarlo con sillería de mejor calidad y conseguir un efecto cromático que sirviese para diferenciarlo del resto. El efecto que producía este contraste de materiales se ha perdido al eliminar el enlucido.

Previa compra del solar a Pedro de Urquijo  . La traza y condiciones fueron dadas por Miguel de Axpe, maestro carpintero . La ejecución de la cante ría  corrió a cargo de José de Zuricalday  , vecino de Aracaldo, quien subcontrató la obra a Dominto de Jugo y Ciprian de Mújica, vecinos del valle de Zeberio  . La carpintería es obra de Juan Luis de Lecanda  y Miguel de Axpe (el tracista)  . El sobreestante fue Manuel del Castillo.

En 1777 se procedió  a la entrega del edificio previo reconocimiento de la cantería por Juan de Iturburu, nombrado por la anteiglesia y Domingo de Urrechua por los contratistas , y de la carpintería por el maestro Juan de Urigüen.
Además de servir para ayuntamiento, en la planta baja se alojaban la cárcel, la taberna pública y mesón, la carnicería y las caballerizas. En el segundo suelo la sala del concejo propiamente dicha y las habitaciones del tabernero.
La obra se financió con censos. A parte de aprovechar los materiales resultantes de la demolición del viejo consistorio.
Aunque en menor medida que el ayuntamiento de Arrigorriaga, el edificio se construye con cierto lujo, al menos en lo que respecta a los detalles decorativos (los balcones de forja, los escudos pintados). En la última reforma se decidió eliminar el enlucido y sacar la piedra, al ser esta de escasa calidad, este hecho ha contribuido a proporcionar al ayuntamiento un aspecto diferente, mucho más tosco que el que en origen presentaba.



25. A.H.D.B.: Fondo del archivo municipal de Arrankudiaga. Libro de cuentas 1751-1811. Año 1776. “Ytn.tres mil y ochocientos quarenta y nueve reales t ttrece mrs.pagados a Fernando de Santibañez y Vzte de Asquetta mros. Cerrajeros vecinos de la villa de Elorrio por cuenta de la balaustreria de balcones de fierro y demás de su obligación pa esta casa”
26. A.H.D.B.: Fondo el archivo municipal de Arrankudiaga. Ibidem. 1778. “ 1296 rs, pagados por sus trabajos y jornales a Juan Ventura de Valois en las pinturas y adornos que hizo en esta ha casa con su Escudo de Armas…”.
27. A.H.P.V.: Escrituras notariales de Juan de Urbieta, legajo 4895. 25 de junio de 1774. Escritura de venta, previo reconocimiento del terreno por los maestros peritos Juan de Abrisqueta y Miguel de Axpe, del solar donde se piensa erigir de nueva planta una casa consistorial, taberna pública, mesón y otros fines, por la cantidad de 1282 reales.
28. A.H.D.V.: Fondo de Archivo Municipal de Arrankudiaga. Libro de cuentas 1751-1811. “Ytn trescientos y setenta y cinco rs pagados a Miguel de Axpe, mro por la ejecución de la traza y condiciones, Plan de diseño de dha casa nueba…”
29. A.H.P.V.:  Escrituras notariales de Juan de Urbieta, legajo 4895. 25 de junio de 1774. En las condiciones se especifica que el edificio de setenta y seis pies de largo por setenta y dos de ancho, sería la mampostería excepto el arco de la fachada y ventanas del piso bajo de la fachada principal, así como el encadenamiento en este piso bajo, la repisa del balcón principal y las cuatro puertas de la portalada que serían de piedra caliza; las cadenetas esquineras y las impostas que definen los pisos de sillería arenisca. Y todas sus paredes revocadas y blanqueadas, menos la piedra y sillería que quedaba al descubierto.
30. A.H.P.V.: Ibidem. José de Zuricalday, vecino de la anteiglesia de Aracaldo remató la obra de cantería en 34 reales de vellón cada estado de mampostería y 7 reales y 18 maravedíes cada bara de piedra labrada de sillar. Firmo la escritura de obligación el 25 de junio de 1774.
BARRIO LOZA, J.A. (Dir): Bizkaia. Arqueología, Urbanismo y Arquitectura histórica. 3 volumenes. (1989-1991).
31. A.H.P.V.: Ibidem. 26 de julio de 1774. Escritura de obligación entre José de Zuricalday y Domingo de Jugo, Ciprian de Mugica y Juan de Berrio Zabalgoitia. En 1776 los mismos maestros construyen un puente en el regato (Arrankudiaga) con condiciones de Juan de Icabalceta.
32. A.H.P.V.: 25 de junio de 1774. Juan de Lecanda, vecino de Miravalles remató la carpintería por 39.500 reales de vellón. Firmó la escritura de obligación el 25 de junio de 1774.
Poco después, el 13 de julio de 1774, remató la carpintería de la Casa Consistorial de Arrigorriaga, por lo que realizó las dos obras de forma simultánea.
Tenía cierta experiencia en la Construcción de Casas Consistoriales ya que en 1772, había tasado la obra de carpintería y albañilería del consistorio de Orduña.
33. A.H.D.B.: Fondo del Archivo Municipal de Arrankudiaga, libro de cuentas de 1751-1811. Cuentas de 1775. “Ytem veinte y quattro mil docientos setenta y quatto rs dados y entregados a Juan Luis de Lecanda y Miguel de Axpe, maestros carpinteros rematantes y obligados de la obra de carpintería…”
34. A.H.P.V.: Escrituras notariales de Juan de Urbieta. Legajo 4897. 5 de junio de 1776. Se procede a la entrega de la obra de cantería previo reconocimiento de la misma por Juan de Iturburu, por parte de la anteiglesia y Domingo de Urrutia por parte del contratista. Ambos estiman que la obra no se puede dar por buena, ya que estiman imperfecciones en la manufactura de la sillería, por lo que deciden rebajar el valor de 100 varas en el precio a pagar al contratista de la cantería. La cantería monta un total de 32.404 reales y 10 mrs.

ARGAZKIAK

Gehiago ikusi

  • #
  • #
  • #
2017-11-14

GAZTAINA EGUNA

azaroak 19, domekan

Albiste gehiago

© Gizarte Etxea 2010 - Eskubide guztiak erreserbatuta

Garapena: Sonna